Bamboo bodas
Bamboo Audiovisual | Cómo funciona el streaming bajo demanda
Descubre cómo funciona el streaming bajo demanda y mira cómo van estos servicios que tienes en casa como Netflix o HBO.
streaming bajo demanda
18321
single,single-post,postid-18321,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Cómo funciona el streaming bajo demanda

Cómo funciona el streaming bajo demanda

Cómo funciona el streaming bajo demanda

Lo cierto es que hablar de streaming bajo demanda no sería del todo correcto. Más bien nos deberíamos referir al VOD o vídeo on demand, es decir, vídeo bajo demanda, que es la nomenclatura oficial con el que se conoce a este servicio. En cualquier caso, ¿te parece si lo conocemos un poco mejor?

Qué es el streaming bajo demanda

Seguramente tú tengas en casa un servicio de VOD o vídeo on demand del que disfrutas a diario. Se considera así al servicio OTT o de libre transmisión gracias al cual puedes disfrutar en tu casa de contenido teniendo solo un dispositivo que permita la recepción de la señal y una conexión a internet.

Y es que el VOD consiste en la transmisión de contenidos multimedia que el usuario elige recibir o no. Por ejemplo, si tienes en tu hogar contratado Netflix, o Disney+, o bien HBO Max o cualquiera de los muchos que operan a nivel mundial en la actualidad.

En cualquier caso, la velocidad del internet que tengas en casa va a ser clave para disfrutar en condiciones de estos contenidos. Y es que, antes que Netflix, ya hubo otros intentos de crear plataformas que emitieran vía streaming, pero la falta de internet de calidad y el elevado precio impidieron que llegaran a buen puerto.

El funcionamiento

Dada la fama del VOD hoy en día, consideramos importante explicar cómo funciona el sistema VOD. Una vez eliges consumir contenidos bajo esta fórmula, el concepto es realmente sencillo, pero también conviene explicar que hay ciertos servicios variados bajo los que puedes trabajar.

Los conocemos:

  1. SVOD: tiene como nombre Subscription Video on Demand, es decir, es un servicio prestado. La plataforma es la que alberga el contenido y tú pagas mensualmente por acceder a él. Es lo más habitual, como puedes ver en servicios como Netflix, HBO Max, Disney+, Movistar+, etc.
  2. TVOD: es el Transactional Video on Demand, que aquí no implica que el usuario deba suscribirse y cancelar cuando quiera, sino que lo hará en relación a la cantidad de contenido que ha visualizado. Es algo que usa más bien Amazon, aunque cada día recurre menos a esta modalidad, salvo en su sección de alquiler.
  3. PVOD: en este caso hablamos de Premium Video on Demand. Aunque estés dado de alta en una plataforma, existen ciertos contenidos que requieren de un pago extra por un acceso Premium. Ha sido la fórmula por la que ha apostado Disney+ durante la pandemia, ofreciendo ciertas películas a la vez que en su estreno en cines por un monto más alto para verlas en exclusiva.
  4. AVOD: es el Advertising Video on Demand. En este caso, hablamos de un servicio que es gratuito, pues solo se financia a través de la emisión de publicidad, tal y como vemos en plataformas como Pluto TV o YouTube.

El funcionamiento

En cualquier caso, todas tienen un funcionamiento muy similar. Se basan en el uso de reproductores multimedia que son nuestros propios ordenadores, o bien las Smart TV o los aparatos y dispositivos ya preparados para adaptarlos a los televisores para poder retransmitir solo con la app y la conexión a internet.

Por lo general, ya se reproduzca en uno u otro servicio, o sea, en televisión manejado por un mando a distancia, en un teléfono móvil o en la pantalla de un ordenador, vamos a encontrar funciones interesantes, como el cambio de tamaño de la imagen, el cambio de idiomas, el agregar o quitar subtítulos, etc.

Suele ser muy fácil navegar a través de estas aplicaciones de streaming bajo demanda para encontrar los contenidos que deseamos. De hecho, nos facilitan la labor enviándonos material que nos pueda interesar en función de lo que hayamos visto en visualizaciones previas.

Así pues, el nivel de personalización y elección que nos facilitan estas plataformas es enorme. Y eso, contando con que cada día ofrecen más contenidos y más interesantes, resulta realmente prometedor para disfrutar de nuestras series y películas favoritas.

Pero también es atractivo el uso desde un punto de vista más publicitario en plataformas como YouTube o Daily Motion, por ejemplo.

Así funciona el streaming bajo demanda del que disfrutamos hoy en día en nuestros hogares. Para saber más, o si necesitas una retransmisión de cualquier evento, no dudes en contactar con nosotros clicando en este enlace. Estaremos a tu disposición para hacer un trabajo excelente y completo para el bienestar de tu negocio.