Bamboo bodas
Bamboo Audiovisual | Cómo funciona un buen servicio de streaming
Aprende cómo funciona un buen servicio de streaming y contrata con Bamboo Audiovisual en Murcia.
servicio de streaming
18290
single,single-post,postid-18290,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Cómo funciona un buen servicio de streaming

Cómo funciona un buen servicio de streaming

Cómo funciona un buen servicio de streaming

La vida ha cambiado mucho en los últimos años. Sobre todo ha variado en la forma en que consumimos material audiovisual. Sin duda, una parte de culpa clave la tiene el buen servicio de streaming con el que contamos en la actualidad.

Ahora bien, ¿cómo logramos que esas películas, series, vídeos y retransmisiones que tanto nos interesan lleguen a nuestras casas con unos niveles de calidad excelsos, en muchos casos, incluso en 4K?

Pues aquí vamos a explicar brevemente cómo funciona un buen servicio de streaming. Y es que, dado que nuestra productora audiovisual también es experta en ello, conviene que seamos nosotros, los profesionales, los que expliquemos cómo funciona esta labor tan curiosa e interesante para el gran público.

Así funciona un buen servicio de streaming

A la hora de consumir multimedia, desde casa solo hemos de conectarnos a internet desde un ordenador, desde una tablet o desde un teléfono móvil. Entonces, con una buena conexión, en breve tendremos ese contenido en gran calidad visto desde la comodidad del hogar.

Pero el streaming, en realidad, es una fórmula técnica de envío y recepción de datos. En el caso del contenido multimedia, hablamos de audio y vídeo, pero no son los únicos.

Cuando se realiza un streaming, se produce un flujo continuo de datos a través de una red concreta que permite la reproducción de contenidos de forma simultánea al envío de todos los datos contenidos en la fuente emisora.

Mientras vemos una retransmisión deportiva, por ejemplo, nosotros miramos desde el comienzo todo el material. El resto se va reproduciendo a medida que la información va siendo transmitida.

Las empresas que proporcionan servicios de streaming lo hacen a través de servidores. Estas plataformas en la nube son las que almacenan los contenidos. Luego, tienen a su disposición redes de envío de contenido que son las que conservan el contenido ya citado en caché, es decir, en el punto próximo a ser transmitido, de forma que se reducen tanto la latencia como los costes del ancho de banda que tendrá que pagar la empresa para finalizar la retransmisión sin que haya problemas.

Como observamos, todo funciona de forma online. Por eso, cuanto más fiable sea la conexión a internet, tanto de quien emite como de quien recibe, mayor será la calidad de la señal y menos posibilidades de que haya interrupciones o problemas durante la reproducción.

Así es como funcionan todas las grandes empresas de streaming. Desde Spotify, célebre por la música, hasta el servicio de Netflix, en este caso famoso por el vídeo en series y películas, pasando por Apple TV+, Apple Music, Disney+, Movistar+, etc.

Qué se necesita para consumir streaming

Como consumidor de streaming, no necesitas gran cosa. Con tener una conexión a internet que sea fiable y estable y que tenga no menos de 2 Mbps, disfrutarás en tu hogar de una experiencia más que notable viendo cualquier tipo de contenido sin que sufras retrasos en la emisión o pérdida de nitidez en la imagen.

A lo largo de una retransmisión, los datos se van enviando a un búfer que guarda los minutos siguientes de la canción, imagen o contenido para que siempre tengas algo que ver sin que se corte o congele la emisión.

Si tienes una emisión muy lenta y tu equipo no está preparado, sí que puedes sufrir problemas, como que se corte de vez en cuando o muy a menudo, o que durante los primeros minutos no se vea la imagen con nitidez suficiente o se congele la imagen.

Sobre todo verás que no va bien si quieres disfrutar de contenidos de alta calidad, especialmente los HD y los que se envían en 4K, pues para eso la conexión debería ser de no menos de 5 Mbps para disfrutar de una experiencia adecuada a tal efecto.

Streaming no es descarga

Y, recuerda, ver un contenido en streaming no tiene nada que ver con la descarga. Aquí no almacenas ficheros o archivos en el disco duro de tu computadora. Así pues, no es una práctica que vaya a hacer que tu equipo se quede sin espacio o que vaya a ir más lento.

Si necesitas un buen servicio de streaming para tus retransmisiones y eventos, no dudes en contactarnos clicando aquí. Juntos podremos alcanzar excelentes cuotas de calidad gracias a tu saber hacer y nuestra amplia experiencia.