Bamboo bodas
Bamboo Audiovisual | Secretos de la fotografía gastronómica
Conoce nuestros más profundos secretos de la fotografía gastronómica y disfruta de un trabajo excepcional con la fotografía de tus mejores platos y comidas.
fotografía gastronómica
17145
single,single-post,postid-17145,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Secretos de la fotografía gastronómica

Secretos de la fotografía gastronómica

Secretos de la fotografía gastronómica

La fotografía gastronómica guarda ciertos secretos importantes que se han de considerar si se desea un resultado óptimo. Y es que, como puedes imaginar, el sentido de la vista juega un papel básico a la hora de que la comida de un restaurante o negocio se vea interesante, apetitosa y atractiva.

Hoy en día, los móviles y smartphones de última generación guardan buenas herramientas para hacer fotos de comida curiosas. Aun así, si quieres lograr un food style realmente llamativo, es mejor que cuentes con profesionales, pues la experiencia y el conocimiento es un grado a la hora de hacer que tus platos luzcan algo más que apetitosos.

Los secretos mejor guardados de la fotografía gastronómica

Si quieres que tus clientes coman por los ojos, toma nota de estos secretos para fotografiar comida y obtener resultados de alta calidad:

  • Usa siempre un plato recién servido. Así es como se logra un mayor brillo y se captan mejor las texturas y la organización de los colores y tonalidades.
  • Utiliza fondos neutros para conseguir que la comida resalte de forma texturizada. Además, con esta clave consigues que el individuo no se distraiga y mire al plato, que es lo que interesa.
  • Realiza el disparo en ráfaga para obtener diversas tomas, así que no te quedarás con la primera que veas.
  • Busca diversos ángulos y trabaja la profundidad de campo y los balances de blancos para conseguir la fotografía perfecta de tus platos más exitosos.
  • Intenta contar una historia involucrando otros elementos relacionados con el plato. Pueden ser unas manos, unos cubiertos o incluso un vaso o una bebida.

Presenta la comida tal como es para que el comensal no se lleve a engaño. Evita los filtros y perfecciona las composiciones y las técnicas. Y, si te falta material y conocimientos, recuerda que puedes contar con la ayuda inestimable de profesionales en la fotografía gastronómica. Clica aquí y contacta ya.