Bamboo bodas
Bamboo Audiovisual | Cómo hacer producción para televisión
Aprende cómo hacer producción para televisión y cómo lograr un resultado óptimo siguiendo los parámetros clásicos para la labor.
hacer producción para televisión
18469
single,single-post,postid-18469,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Cómo hacer producción para televisión

Cómo hacer producción para televisión

Cómo hacer producción para televisión

Vamos a saber cómo hacer producción para televisión. Y ahí entran diversos procesos y fases que descubrimos a continuación. Así pues, sin perder más tiempo, arrancamos ya con el tema.

Descubre cómo hacer producción para televisión

La producción no varía en su base en lo que respecta a las diversas fórmulas y campos en que se aplica. Por ejemplo, si es para televisión, en la raíz misma de la labor no hay grandes cambios, como si fuera para cine o incluso radio.

Ahora bien, hay que tener en consideración que cada medio, aunque se parezcan unos a otros, también tienen sus particularidades. La televisión, lógicamente, de la misma forma.

En cualquier caso, la televisión suele implicar inmediatez, velocidad y una logística muy preparada. Y es que, dado que los programas se emiten de forma continuada, por ejemplo, a diario, o a veces de forma semanal, el tiempo es corto para diferenciar entre una y otra entrega de un mismo espacio.

En cine, por ejemplo, podemos tener un tiempo más alargado para la preproducción, o para preparar un plano, una secuencia, una grabación… En televisión, en especial cuando se hacen programas en directo, estos tiempos se acortan mucho, por lo que el productor y el resto del equipo han de tener visión y capacidad de adaptación a las circunstancias del momento para que todo salga adelante.

Las fases

En cualquier caso, contamos con las mismas fases que en la producción de cine, videoclips e incluso radio. Que son los clásicos de preproducción, rodaje y postproducción. Vamos a conocerlas:

Fase de preproducción

Como es común en todo tipo de producción, también en el campo de la televisión hace falta tomar en cuenta una fase de preproducción. Antes de arrancar con cualquier programa, hay que considerar el cierre de todo lo necesario para que el espacio televisivo llegue a buen puerto.

Pensemos en localizaciones, por ejemplo. Aunque un programa se haga en interiores, es decir, en un plató, tal vez tengamos que contar con conexiones con el exterior. Así pues, hay una fase previa en la que se habrá buscado la localización adecuada, se habrá contratado al equipo concreto que cubrirá esa parte del tiempo de programa, etc.

En cualquier caso, hay que distinguir entre programas especiales y programas diarios o semanales. Los primeros suelen llevar más tiempo y trabajo de preproducción, pues son únicos y requieren de mayor labor durante un tiempo específico.

Un programa con periodicidad suele ser, como se dice de forma popular, como montar en bicicleta. Tiene sus problemas a solventar, pero por lo general, todo el personal implicado sabe lo que ha de hacer, pues la rutina y la repetición aportan una experiencia sobresaliente. Y eso, la verdad sea dicha, facilita mucho el trabajo.

Fase de producción

Es la principal, a raíz de la cual sucede toda la magia ante la pequeña pantalla. Aquí verás cómo todo lo que se ha ido preparando durante la preproducción cobra vida en forma de entrevistas, piezas informativas, presentaciones, actuaciones musicales, vídeos, gags, etc.

Durante el programa, si es en directo, el productor estará pendiente de que todo se haga según lo convenido. Si existe algún tipo de inconveniente, tendrá que estar atento para resolverlo cuanto antes y sin incidencias.

Fase de posproducción

Esta cobra especial importancia cuando los programas no se emiten en directo. Es decir, cuando se hace un enlatado y se deja previsto para emitir cuando toque según la parrilla de la programación.

Aquí hay mucho trabajo en aspectos variados, como los efectos de sonido, efectos especiales si los hubiera, la gráfica, el color y tono de la imagen y todo lo relacionado con un espacio que, por lo general, requiere de mayor trabajo en edición, pues todo ha de estar bien trabajado para que dé una imagen adecuada ante el espectador.

En todo este proceso hay que contar con la presencia de los equipos de producción, que son los que se encargan de que todo esté a punto y de que el resto de profesionales tengan a mano lo que necesiten para que resultado final sea óptimo.

Si necesitas producción para televisión, ya sabes que puedes contar con nuestros servicios. Solo has de clicar en este enlace, contactarnos y comentarnos qué necesidades tienes. Nosotros nos encargamos del resto.